Theodore Zeldin estuvo conversando en La Térmica con Juan Cruz el viernes pasado en La Noche de los Libros. A 451 grados Fahrenheit el papel no ardió ni mis notas para la traducción tampoco, pero el diálogo fue vivo, apasionado y estimulante.